Blogia
Economía con Máximo Kinast

LA CUECA EN CUTIS...

Escribe Luis casado - 12/11/2011

 

Hubo una época en la que, -vistos desde nuestra lejanía tercermundista-, los EEUU, Europa y Japón aparecían como países serios, evolucionados y civilizados. Como convenía a los miembros de un primer mundo ahora cada vez más evanescente. O las cosas han cambiado mucho, o nos fallaba la vista, o llevábamos gafas inadecuadas, mira ver.

 

A medida que la furia violentista y revolucionaria de los mercados derriba gobiernos europeos como si Lenin se hubiese levantado de su tumba, llega al poder una banda de amiguetes de mala frecuentación, el tipo de chato que les encanta a las suegras y hace cavilar sombríamente a los suegros.

 

Mario Draghi, por ejemplo, presidente del Banco Central Europeo desde el 1º de noviembre. Fecha simbólica: en occidente es el día de los muertos… Antes de posar sus nalgas en el BCE Mario Draghi fue presidente del Banco Central italiano, nombrado en ese eminente cargo por nada menos que Silvio Berlusconi. En esa función Draghi fue actor y testigo del crecimiento de la deuda pública italiana que, -con 2,6 billones de euros, o sea 1,2 veces el PIB italiano-, es la tercera más importante del mundo. Aún antes, de 2002 a 2005, Draghi fue vicepresidente internacional de Goldman Sachs, el banco yanqui que ganó miles de millones de dólares estafando a sus pares con productos financieros derivados que no valían un cuesco. Si los bancos europeos quebraron fue, entre otros, gracias a Goldman Sachs y a Mario Draghi. Hay más: Goldman Sachs y Draghi participaron, a título oneroso, en la falsificación de las cuentas griegas con el propósito de disimular sus déficits públicos. Para ello utilizaron procedimientos que la delicada jerga de los rufianes de las finanzas llama “contabilidad creativa”. En premio a todo aquello Mario Draghi fue designado patrón del BCE, con la misión de sanear las cuentas de los Estados miembros (¿por qué te ríes?).

 

Ahora que Draghi, el FMI y la Comisión Europea se deshicieron de Yorgos Papandreu en razón de su peregrina idea consistente en consultar la opinión del pueblo griego sobre temas que le conciernen, el poder cae en manos de Lucas Papademos. Dicho sea de paso, Papandreu es el quinto jefe de gobierno que cae en sólo 4 meses, junto al portugués José Sócrates, la eslovaca Iveta Radičova, y los cesados Rodríguez Zapatero de España y Silvio Berlusconi de Italia. Papademos fue vicegobernador del BCE, y también participó en la falsificación de las cuentas públicas griegas. Su designación como primer ministro resulta un pelín chocante: como gobernador del Banco Central griego durante ocho años (1994-2002) no pudo ignorar el maquillado de las cuentas públicas de su país para permitirle entrar en la zona Euro. Un conocido artículo del New York Times, que dio a conocer este pecadillo en el año 2009, gatilló la desconfianza que hundió a Grecia.

 

Entretanto cabe preguntarse cómo los presidentes de otros Bancos Centrales, así como los Directores del BCE, pudieron tragarse tales cuentas. Los entendidos saben que fue gracias al genio de los banqueros de Goldman Sachs, entre los cuales se contó… Mario Draghi.

 

Ahora que Berlusconi dejó el poder, le sucederá muy probablemente Mario Monti. Este es otro numerito… Desde el 2004 trabaja para Goldman Sachs como consultor (¿por qué te ríes?). Antes había sido Comisario Europeo responsable del Mercado Interno. Pero fue en su calidad de Comisario Europeo para la Libre Competencia, entre 1999 y 2004, que vio pasar y examinó la candidatura de Grecia para entrar en el Euro. ¡Bendita Europa!

 

En los EEUU, hace unos años, para hacerle frente a la crisis financiera desatada por los créditos basura (subprimes), George W. Bush nombró Secretario del Tesoro a Henry Paulson, que hasta ese momento había sido presidente de Goldman Sachs y en esa calidad el mayor traficante de productos financieros derivados.

 

A su llegada al poder Barack Obama lo remplazó por Timothy Geithner, que era presidente de la FED de Nueva York, o sea el encargado de vigilar a los bancos que nunca vio nada raro en las actividades de Goldman Sachs.

 

Como presidente de su Comité de Consejeros Económicos Barack Obama nombró a Larry Summers, uno de los artífices de la derogación del Glass-Stegal Act (ley aprobada como consecuencia de la Gran Depresión). Esa derogación le permitió a Goldman Sachs y a otros bancos las más grandes estafas financieras de todos los tiempos.

 

Todo lo que precede equivaldría en Chile a confiarle la lucha contra el narcotráfico al “Cabro” Carrera o la seguridad pública a Rodrigo Hinzpeter.

Lo dicho… ¡Es la cueca en cutis!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres